Productos más amigables con el ambiente

Hablar sobre productos ecológicos es una necesidad. La actual situación nos hace buscar nuevas maneras de producción y formas de consumo. Los daños al medio ambiente se traducen en daños irreparables. La toma de conciencia sobre esto parece algo lenta, pero poco a poco se comienzan a ver algunos avances.

La utilización de productos como el cesped artificial en jardines, césped para campos de golf y plazas, entre muchos otros, y su sustitución por plantas naturales, ha abierto el debate sobre hasta dónde este tipo de césped puede ser en cierta medida sostenible.

Si bien se reconoce que la industria de las alfombras es una de las que más gases emite a la atmósfera, también se debe recordar que muchas compañías están llevando a cabo acciones profundas para reducir tales emisiones.

Uno de los argumentos en contra del empleo de estos materiales está en la sustitución de lo natural por lo artificial. Sin embargo, no podemos ignorar que con este tipo de productos se ahorran cantidades de agua muy significativas. Sobre todo en aquellas zonas en donde las lluvias no son constantes. Un ejemplo podrían ser las zonas secas como las del clima mediterráneo.

El consumo de agua que se destina al mantenimiento del césped natural es de más de 2000 litros por metro cuadrado al año. En el artificial estos números se reducen significativamente.

Además, el uso de pesticidas y de energía para el mantenimiento de grandes extensiones significa contribuir aún más con mayores emisiones. El césped artificial no conlleva demasiado mantenimiento: se ahorra agua y energía. También se espera pronto que sean materiales cien por cien reciclables.

Entradas populares de este blog

¿Cúales son las ventajas del uso de césped artificial?

Césped según objetivos específicos

Diferentes tipos de césped artificial según el tipo de relleno