El cesped artificial y sus variedades

El cesped artificial presenta un aspecto, color y textura similar al césped natural, no requiere de grandes cuidados ni gastos de mantenimiento; apenas se riega y tampoco necesita de abonos o insecticidas.

Mantener a punto el césped natural del jardín requiere se ciertos cuidados y dedicación. No obstante hoy en día puede prescindir de las tediosas tareas de abonar, regar o cortarlo, si opta por mantener o hacer una decoración de sus jardines, instalando cesped artificial. Entre las ventajas más importantes del cesped artificial se encuentra en su parecido al césped natural y el ahorro de agua.

A la hora de instalar cualquier tipo de cesped artificial tiene que tener en cuenta la calidad de este elemento. Puede escoger entre mantos monocromáticos u otros con diferentes tonalidades y que aportarán a su jardín un acabado más real.

Además, si se decide por un manto con mayor densidad de fibras, obtendrá como resultado un jardín más frondoso, incluso después de pisarlo. En cuanto al relleno que se coloca como capa superior, puede encontrarlo también en diferentes colores.

Por otra parte, a la hora de escoger la base sobre la que se colocará, es importante buscar una con gran capacidad para absorber el agua, ya que de este modo si llueve no se acumulará en la superficie, y evitará así problemas de humedad.

La instalación del cesped artificial es bastante sencilla. Se compra en rollo que se irán cortando según las características del terreno, y se fija al suelo con pegamento, cola o adhesivos especiales para ello. El cesped artificial se puede colocar sobre muchos tipos de terrenos; tierra, asfalto, hormigón, terraza o caucho, aunque debe hacerlo con el terreno bien nivelado y eliminar previamente cualquier posible obstáculo.

Entradas populares de este blog

Gran solución, pequeño mantenimiento

Campos de golf con cesped artificial

Diferentes tipos de césped artificial según el tipo de relleno