Proceso de fabricación del césped artificial

Proceso de fabricación del césped artificial

Mucha es la diferencia en la calidad y el resultado final del cesped artificial, desde las primeras alfombras de fibra sintética hasta las que se comercializan en estos días. Aquellas resultaban muy duras y poco tenían que ver con la suavidad del tacto del césped natural.

Sin embargo, ahora podemos afirmar con justicia que el cesped artificial se ha convertido en una opción más a la hora de buscar césped para campos de golf, para los accesos a una ciudad o para los jardines residenciales. Con mucho menos trabajo y costos de mantenimiento bajos, se obtienen resultados de gran belleza y excelente durabilidad.

Puede, entonces, que nos preguntemos acerca del proceso de manufactura que implica la producción de los rollos de césped sintético que finalmente llega a los usuarios.

Primer paso:

El cesped artificial comienza como unas pequeñas bolitas de granulado sintético, a base de POLITILENO o PROPILENO.

Segundo paso:

A través de un proceso de fundición altas temperaturas las bolitas iniciales se convierten en ovillos de una fibra muy fina, que simulan las briznas de hierba características del cesped artificial.

Tercer paso:

Con la misma idea del funcionamiento de una máquina de coser, se procede a coser o entretejer las fibras sobre una esterilla o malla de PROPILENO. Las agujas pasan las fibras de un lado al otro generando un bucle, que se corta y da el largo deseado a la tupida alfombra. Este es el momento que se aprovecha para agregar las fibras de color que marquen las líneas de un campo deportivo o que escriban el logo de una empresa.

Cuarto paso:

Se fija la fibra en la esterilla con una capa de látex líquido de 1 mm de espesor, aproximadamente. Se calienta a 85 grados para lograr el total endurecimiento del látex, con lo que las fibras quedan ligadas y el cesped artificial listo para disfrutar.




Comentario